Psicosomática


Cuando voy a la consulta médica y me sugieren hacer terapia

En la actualidad muchas enfermedades como por ejemplo: asma, alergias, psoriasis, vitíligo, rosácea, lupus, entre otras, son denominas como psicosomáticas
¿A qué se refiere esto?
A una emoción, un afecto, que produce una lesión en el cuerpo, es decir, hay un padecimiento con lesión anatómica verificable, el cual a veces es un hallazgo del examen médico antes de que el mismo paciente haya experimentado algún síntoma. Es en ese momento donde se propone al paciente que más allá del tratamiento médico específico pueda realizar psicoterapia.
Por ese motivo es importante entender de qué estamos hablando ya que no es que el paciente produzca de manera voluntaria la enfermedad sino que esto tiene que ver con otros procesos que son mucho más complejos.

Características de los pacientes psicosomáticos:

TRAUMA: El psicoanálisis sostiene que el síntoma suele aparecer ligado temporalmente a un trauma, alguna situación de estrés que no pudo ser elaborada o procesada psíquicamente, por intensidad o debilidad yoica produce una falla en la construcción del aparato psíquico y como consecuencia se produce un síntoma. 
Es en la terapia donde el profesional buscará captar este trauma que presenta el paciente, averiguar que paso, que sucedió y a través de su síntoma poder comenzar a trabajar sobre él, dando lugar así al fortalecimiento del yo del paciente.

SOBREADAPTACIÓN: es un mecanismo por el cual se tiende a sobrecompensar los roles que se sienten debilitados. Esto se traduce y puede escucharse en la enumeración que el paciente suele hacer describiendo los roles que cumple en su vida.
Esta sobreadaptación es siempre por causa justa es decir, suele aparecer asociada al afecto y cariño que el paciente tiene por la otra persona, o en algunas circunstancias como recién hemos expuesto, por obligación a hacerse cargo de determinadas situaciones no correspondientes con la edad de la persona.

ALEXITIMIA: es la dificultad de poder localizar, sentir y mostrar los afectos. Si se tiene una escucha atenta, se podrá oír como estos pacientes suelen contar las distintas situaciones despojados de sus sentimientos, se los nota desafectivizados. En el momento en que la paciente lo relata, uno puede ver que no hay una conexión entre la situación expresada y la emoción que conlleva.

DIFICULTAD PARA TEMPORIZAR: Es característico en este tipo de pacientes observar cierta dificultad a la hora de completar sus datos personales o mismo en dar cuenta cuándo empezó la enfermedad; pues notamos que en estos pacientes lo dificultoso está en el poder conectar un evento con otro porque daría cuenta del afecto o la emoción que le produjo este.

Estas son algunas de las características con las que nos encontramos frente a un paciente psicosomático que nos llevaran a un modo de trabajo que permita un abordaje interdisciplinario, es decir, la consulta y tratamiento médico acompañado de la terapia.
Por esto es fundamental poder pensar la derivación a la psicoterapia como una oportunidad de detenerse a pensar el porqué de una sintomatología o de un padecimiento, el poder poner en palabras lo que se ha silenciado y trasladado al cuerpo.

“Mientras callé, envejecieron mis huesos…” Salmos 32:3, La Biblia.

En FESAM estamos para acompañarte en este proceso.


Lic. Constanza Paule – Psicologa UBA

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *