¿Cuál es el límite al poner límites?

En este último tiempo, escuché a muchos padres manifestar cierto temor e inseguridad al momento de poner límites a sus hijos. Estos padres se preguntan: ¿Hasta dónde poner límites? ¿Y si me excedo y me convierto en un autoritario/a? ¿Y si soy demasiado “Laissez faire” (pasivo, que controla poco y deja hacer)?

Alcanzar el equilibrio en la puesta de límites con los hijos, requiere de la capacidad para detenerse y reflexionar sobre la propia práctica de “ser padres”. Esto demanda cierta motivación a la escucha y disposición para reacomodarse frente a algunos hábitos que no han traído fruto alguno.

Como plantea el modelo de Prochaska/DiClemente, para comenzar a observar cambios, se necesita de un primer paso que tiene que ver con la “contemplación del problema”. Este implica ante todo, la concientización de aquello que no está funcionando bien y la disposición a la corrección; sabiendo previamente, que se producirá un gasto de energía extra.

Más tarde, llegará la etapa de la “acción”, en donde los padres comenzarán a buscar herramientas y estrategias para resolver las necesidades individuales y únicas de sus hijos. Resalto lo particular de cada niño/a, ya que es frecuente escuchar o leer en reiterados artículos, el ofrecimiento de consejos prácticos y rápidos para aplicar con los hijos. Algunos son muy útiles y valederos; y otros ofrecen recetas para insertar a los hijos en moldes que en muchas ocasiones, no son aplicables a ellos. Se requiere de mucha observación y conocimiento de sus necesidades, para poder diferenciar entre lo que producirá resultados óptimos o sólo habilitará la entrada a un círculo vicioso que no generará cambios.

Por otro lado, una de las cuestiones que producen mayor dificultad a la hora de afrontar la puesta de límites, es el “sostenimiento o mantenimiento de los mismos”. Será de mucha utilidad, recordar que habrá recaídas y que es parte natural del proceso del cambio. Esto reducirá la ansiedad o sentimientos de culpa, que surgen al no poder cumplir con lo pactado, al momento de decidir un cambio de límites. Lo importante es “determinarse”, y continuar con el plan que como padres se ha trazado en la crianza de los hijos.

Por último, frente a este desafío que implica tantas modificaciones y gasto de energía por parte de todo el sistema familiar, es muy saludable contar con el acompañamiento de un “adulto significativo”, que se comprometa a acompañar, escuchar y recordar lo que inicialmente se ha acordado y determinado. Será como un “auxilio” en tiempo de recaídas y frustración.

“El reconocimiento del sentimiento de vulnerabilidad frente a la puesta de límites, será el primer paso hacia el éxito en la crianza de nuestros hijos”.

Lic. Gisela Colombo
Psicopedagoga

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.