Naturalmente ocupados

(Acerca de la Terapia Ocupacional y lo que ella ofrece)

El ser humano se ocupa. Hace. Tiene actividades. Planea actividades. Las lleva acabo. Las disfruta. Las comparte. Se ocupa de su persona. Cuida a otras personas. Trabaja. Construye. Juega. Estar ocupado es inherente a las personas. Independientemente de su edad, contexto, cultura.

La Terapia Ocupacional, es una disciplina del área de la salud, cuyo propósito es, facilitar el desempeño ocupacional satisfactorio, en personas que presentan riesgo o disfunción ocupacional, en cualquier etapa de su ciclo de vida.

Desempeño Ocupacional se le llama a las distintas maneras en que los seres humanos abordan su quehacer diario en los ámbitos del: Autocuidado (higiene, vestido, alimentación, cuidado de terceros)  Actividades de la Vida Diaria (higiene del hogar y tareas domésticas, manejo de medios de comunicación, transporte público, manejo del dinero, etc.) Actividades Productivas (trabajo remunerado o voluntario) y Tiempo Libre(Ocio, sueño). Estas ocupaciones que incluyen múltiples actividades cada una, lógicamente serán diferentes según la persona, la cultura, los roles, el uso del tiempo, etc.

Como la ocupación es lo que caracteriza al ser humano, como un ser biopsicosocial, estar ocupado y realizar actividades con propósito es lo “natural”,  lo esencial para ser personas saludables. Los seres humanos tiene ocupaciones con objetivos, ocupación productiva, lúdica, creativa, festiva y voluntaria. Pero ciertas veces esto no sucede.

Ciertas veces la salud influye en la ocupación y viceversa.

Cuando alguna circunstancia , vivencia o enfermedad irrumpe en la vida e impiden que las actividades, tareas, roles, ocupaciones , se pueden llevar a cabo como el individuo espera, como la sociedad espera de él según su edad y entorno, es ahí donde el terapeuta ocupacional, en el abordaje de cada caso y evaluando las circunstancias, las diversas patologías agudas o crónicas, sean físicas o psíquicas con la que reciba al “paciente” utilizará la actividad significativa y el entorno para ayudar a la persona a adquirir / mantener / potenciar el conocimiento, las destrezas , funciones y actitudes necesarias para desarrollar las tareas cotidianas requeridas y conseguir el máximo de autonomía e integración.

Para terminar, es importante destacar qué se espera del  paciente, se espera ¡que  no sea “paciente”! Sino que activamente trabaje para conseguir mejorar su desempeño. Descubriendo junto al terapeuta cuáles sean los mejores senderos para andar, encontrando estrategias para reorganizar y ajustar las OCUPACIONES, buscando mantener un equilibrio en las actividades de la vida diaria, las de productividad, las de tiempo libre.

Lic. Juliana Bongarrá
Terapista Ocupacional

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.